Martes 26 de febrero

Ana le dijo:

—Perdone usted, señor, pero tan cierto como que usted vive es que yo soy aquella mujer que estuvo orando al Señor aquí, cerca de usted. Le pedí al Señor que me diera este hijo, y él me lo concedió. Yo, por mi parte, lo he dedicado al Señor, y mientras viva estará dedicado a él.

1 Samuel 1,26-28

El versículo que precede nos menciona a Ana, la madre de Samuel, quien ante la imposibilidad de concebir, oraba desesperadamente al Señor pidiendo para poder ser madre. Es así que cuando nació su hijo (Samuel) ella tomó la decisión de que lo dedicaría a Dios mientras viviera.

Lo que significaba que Samuel ya no viviría con su madre sino que éste viviría en el templo, aprendiendo y desarrollando las actividades inhe-rentes al mismo.

¡Qué decisión difícil!; pero Ana se hallaba infinitamente agradecida a Dios por la posibilidad de haber dado a luz. Ella había orado ferviente-mente y confió en que Dios haría su voluntad.

La insistencia con que llevó adelante su oración conmovió el corazón de Dios. A él le gusta que hablemos con él, que de las veinticuatro horas diarias que nos regala nos tomemos tiempo para conversar, contarle lo que nos sucede y revelarle los secretos de nuestro corazón. Más allá de que sabemos de sus atributos, de que todo lo conoce, nuestro querido Pa-dre se goza en los momentos y el tiempo que dedicamos a hablar con él.

¿Y qué sucede cuando no vemos concretados los pedidos que realiza-mos en oración? Y me pregunto, ¿cuán insistentes somos en lo que pedi-mos? ¿Cuán intensa es nuestra “audaz insistencia” respecto de lo que pedimos? ¿O oramos una vez, y al ver que no son concretadas nuestras necesidades nos rendimos inmediatamente?

Cuando Jesús enseña a orar a sus discípulos es muy claro:

Les digo, sigan pidiendo y recibirán lo que piden; sigan buscando y encontrarán; sigan llamando, y la puerta se les abrirá. (Lucas 11,9)

Verónica Schmidt

1 Samuel 1,21-28

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *