Martes 30 de marzo

Pero ellos insistían: “Subleva al pueblo con su enseñanza en toda la Judea. Comenzó en Galilea y ha llegado hasta aquí”.

Lucas 23,5 (BPD)

Creo que algunas cosas que decían durante el juicio llevado adelante sobre la persona de Jesús fueron ciertas. Una de ellas es esta. La predicación de Jesús representa un cambio de mentalidad, una manera nueva de vivir.

Los valores de Jesús sublevan, cuando comenzamos a descubrir que vivimos en una sociedad piramidal y opresora. Sublevan cuando entendemos que el modelo imperante es una sociedad machista y patriarcal. Sublevan cuando abrimos los ojos y descubrimos injusticias, abusos, sometimiento.

a) “Si yo, que soy el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, ustedes deben lavarse los pies unos a otros” ¡Quien pretenda un cargo sepa que es un servidor! Servir es diferente a ser importante. Servir es facilitar, ponerse en el zapato del que viene a duras penas. Servir es buscar el bien anteponiendo los propios anhelos.

b) La samaritana: “¡Cómo! ¿Tú, que eres judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?” En una sociedad donde la mujer es un ser humano de segunda, donde no habla en público. Jesús no solo la mira, le habla, sino que la eleva en su condición, en su dignidad humana.

Tantos ejemplos de predicación con palabras y gestos sublevan a quienes toda su vida han vivido sometidos por un sistema que no los tiene en cuenta.

Señor que podamos abrir los ojos y viendo la realidad no los volvamos a cerrar. Amén.

Sergio López

Lucas 23,1-12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *