Miércoles 1 de noviembre

 

El Señor se dirigió a mí, y me dijo:…

Ezequiel 12,1

Este primer versículo del capítulo 12 de Ezequiel nos presenta el tema principal: el mensaje de la palabra de Dios. El profeta Ezequiel va a hablar a la casa de Israel y la gente allí no le va a creer.

Lo importante aquí no es la recepción de la Palabra sino su proclamación.

Es bueno recibir la palabra de Dios por la mañana y en todo momento. Ella es el alimento que nutre nuestra fe cristiana, nos reconforta, nos sostiene, nos interpela, nos alienta. La palabra del Señor permanece para siempre.

Jesús nos dio también el mandato de proclamar la palabra de su Padre a cada uno de nosotros: de comunicar lo que Dios quiere decir a su pueblo, de lo que el Señor quiere poner en la mente y en el corazón de los que lo escuchan.

Que el Señor que nos llamó, nos ayude a ser cada día mejores proclamadores del mensaje que nos salva y nos conduce a la vida eterna. Amén.

Gladis Gomer

Ezequiel 12,1-16