Miércoles 13 de marzo

 

Ahora ustedes desprecian a su Dios, que los ha librado de todos sus problemas y aflicciones, y lo han rechazado al pedir que les ponga un rey que los gobierne. Por lo tanto, preséntense ahora delante del Señor por tribus y clanes.

1 Samuel 10,19

DESCARGAR EL AUDIO

Como un buen padre con su hijo, el Señor es claro con su pueblo, es fiel, busca lo mejor, lo defiende. Así lo hizo cuando eran esclavos en Egipto y vuelve a recordárselo en el versículo anterior a éste. “Yo saqué de Egipto a ustedes los israelitas, y los libré del poder de los egipcios y de todos los reinos que los oprimían”. Pero también como un buen padre respeta la libertad de su hijo y además lo acompaña en su elección.

La idea de la monarquía absoluta, con pretendido derecho divino y sueños de eternidad, estaba impuesta en el mundo antiguo. El pedido de Israel se fundamenta precisamente en que los demás pueblos tienen rey, y ellos no. Y los demás pueblos son poderosos.

La idea de alguien que sea dueño de la vida de sus súbditos, de sus pertenencias, de su trabajo y hasta de sus familias, es inaceptable en el plan de Dios.

Pero el respeto de la libertad que él dio a sus hijos, está por encima de toda discusión. Y el respeto amoroso no concibe el abandono en este nuevo camino, sino su acompañamiento.

Frente a cada uno de nosotros el Señor ha puesto la posibilidad de caminos a elegir. No siempre nuestra elección es correcta. A veces es equivocada a sólo fuerza de testarudez. A veces incluso implica la negación de Dios y su propósito para nosotros. Aun así podemos estar seguros de que sea cual fuere nuestro camino, él camina con nosotros, y por eso el cambio es posible.

Oscar Geymonat

 

1 Samuel 10,17-27