Miércoles 30 de enero

 

Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos.

Romanos 4,7

DESCARGAR EL AUDIO

“¡Eso no se piensa!” “¡Eso no se hace!” “¡Eso no se dice!”

Cuántos modos de manipular la inocencia, condenar al que necesita, amedrentar a la que sufre a causa de sus errores.

Tantas formas de coartar la vida de quien tropezó y vive atemorizado, señalado con el dedo, escondiéndose de sus temores.

Mil y una maneras de cerrar puertas y acusar al que se equivocó, la que intentó cruzarse a tiempo, pero en su atropello, dejó atrás al que venía más despacio.

Formas y vericuetos, expuestos de manera descarnada, para “enrostrar” a quien “le erró feo” y ahora se la pasa echándose culpas.

“¡Eso es pecado!”, dicen por ahí, y apuntan otra vez sin piedad. Bienaventurados aquellos… cuyos pecados son cubiertos, dice la palabra de Dios.

Cabe preguntar, qué partido tomará Dios: ¿El que le marca el pasaje al infierno a su hermano sin segundas palabras, o el de quien muestra su misericordia, más allá de los errores?

Eugenio Albrecht

 

Romanos 4,1-12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *