¡Miremos la cruz! mensaje Pascual del Pastor Presidente

Pastor Presidente de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata. Foto: IERPcomunica (Archivo Marzo 2017)

 

BUENOS AIRES / Argentina | IERPcomunica – El Pastor Presidente de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) Carlos Duarte envió este miércoles 5 de abril su mensaje Pascual en el que invitó a mirar la cruz, en la que consideró se puede descubrir el rostro del dolor y del sufrimiento, pero también las señales de la esperanza. En su salutación, consideró que el mensaje del Evangelio no está en salvarse a si mismo, sino en contemplar el sufrimiento de los demás y descubrir la esperanza en el resucitado, que eligió no salvarse él mismo sino, a pesar de nuestras evidentes miserias, salvar a la creación entera y a nosotros/as”.

Basado en el texto bíblico de  Lucas 23, 33 – 49 donde se relata la pasión y muerte de Jesús, el Pastor Presidente de la IERP, Carlos Duarte, reflexionó sobre la invitación que las autoridades le hacen a Jesús para que se salve a si mismo de la cruz. “Curiosamente, nuestra fe cristiana se fundamenta en el principio contrario: Jesús, el humano, el profeta, el caminante, el sanador, el maestro ¡es! el Mesías porque NO se salvó a si mismo sino que murió realmente y resucitó para siempre. Salvarse a si mismo hubiera implicado romper con su condición humana y mortal separándola de su condición de hijo de Dios”, sintetizó el religioso.

Por otro lado, teniendo en cuenta la realidad social, denunció todavía que en la actualidad se vive un tiempo en el que “a la mentira le dicen ‘pos verdad’, se discute la calidad social del choripán, hay un debate sobre la inflación con tonos que van del surrealismo al apocalipsis, hay denuncias de corrupción a troche y moche pero hasta ahora ninguna sanción, quienes deberían cuidarnos y protegernos de los malos nos reprimen y hacen negocios turbios”, dijo y señaló que “en medio de esta licuadora de casos, situaciones, declaraciones y cinismo, están aquellos que pueden salvarse a sí mismos.

Con la finalidad de hacer más palpable aún el ejemplo anterior, el Pastor Carlos Duarte invito a mirar la cruz vacía de los templos, lo cual significa que Jesús no se salvó a si mismo sino que llevó su confianza a Dios hasta el límite de su existencia cuando expresó “¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu!” (v. 45). En esa mirada, Duarte puntualizó algunos aspectos del sufrimiento y el dolor de la humanidad, entre los cuales mencionó “los Tobas reprimidos en Rosario el 02 de abril, los niños que quieren que las clases empiecen para poder ir al comedor, las mujeres violentadas, agredidas y muertas por varones, los jóvenes ‘ni – ni’ (ni trabaja, ni estudia) y sufren porque ni aportan a su casa ni
construyen su futuro, los cirujas reciclados, los desocupados mayores de cincuenta y tantos, tantos otros y otras”.

Del mismo modo, según el Pastor de Pastores de la IERP, en esa misma cruz vacía se puede hallar motivos de esperanza, porque allí “están todos los pueblos y naciones viviendo en armonía, los niños y niñas aprendiendo con juegos y mimos, los varones y las mujeres compartiendo existencias en amor y plenitud mutua, los jóvenes que sueñan y profetizan, los bienaventurados pobres de espíritu, cansados y cargados, todos y todas”.  Para finalizar su mensaje de Pascua, invitó a realizar el ejercicio espiritual de mirar lo doloroso de la existencia y luego descubrir en la esperanza de la resurrección que hubo uno, en la historia humana, solo uno que eligió no salvarse él mismo sino, a pesar de nuestras evidentes miserias, salvar a la creación entera y a nosotros/as”.



this is default footer data