Primer encuentro de Vicarios y Tutores en Paraguay

 

SANTA RITA / Paraguay | IERPcomunica – El miércoles 17 de mayo se desarrolló en la comunidad de Santa Rita un encuentro entre los los vicarios y vicarias de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) recientemente enviados a Paraguay y Misiones y sus respectivos tutores Ministros y Laicos. La propuesta del encuentro fue generar un espacio de dialogo y reflexión para dar apertura a ciertas temáticas. En este caso puntual, se remarcó fuertemente el hecho de que el vicariato representa un espacio de aprendizaje que tiene la finalidad de fortalecer el enfoque de los vicarios y las vicarias en lo pastoral y las diferentes áreas que abarca la tarea.

En el primer encuentro de Vicarios y Tutores, del que participaron los vicarios del Distrito Paraguay y un Vicario de Misiones y su Tutor, se remarcó fuertemente el hecho de que en la IERP el proceso del vicariato representa un espacio de aprendizaje (pastoral y práctico) para que los candidatos al Ministerio puedan fortalecer su enfoque pastoral en las diversas áreas que el pastorado demanda.

«Si bien varias de las Congregaciones y ministros que han sentido un alivio por la llegada de los jóvenes vicarios y vicarias, se está intentando generar una situación de acompañamiento y de trabajo en equipo» señaló el vicario Jonathan Michel que actualmente se encuentra en la Congregación Evangélica Mbaracayú, que por otro lado indicó que una de las cosas que se conversó en el encuentro es que «para que la propuesta sea saludable, es indispensable la colaboración mutua y concreta entre vicarios, ministros y comunidades»

«Los primeros pasos de este trabajo conjunto, se darán en las Congregaciones que han recibido a los nuevos vicarios y vicarias, con la idea de que el trabajo permanezca vinculado a las visitaciones y la reconstrucción y resignificación de los espacios de celebración comunitaria desde el espíritu cristiano e IERPino«, indicaron luego del encuentro.

“Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios. Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía” – Apocalipsis 19:9-10.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *