Sábado 25 de abril

Si ustedes llaman “Padre” a Dios, que juzga a cada uno según sus hechos y sin parcialidad, deben mostrarle reverencia durante todo el tiempo que vivan en este mundo.

1 Pedro 1,17

Solo podemos llamar a Dios “Padre” si lo amamos. El amor mutuo hace que un padre sea bueno o no. Donde falta ese amor nunca lo llamaríamos Padre.

Y para que nosotros aprendamos que Dios es así, el Padre que ama más de la cuenta, tanto que a veces no lo comprendemos… por seguir amando, perdonando, donde nosotros ya hace rato hubiésemos abandonado, para eso vino Jesucristo, para estar al lado nuestro y no abandonarnos.

Por eso mismo debemos mostrarle reverencia… por amor. Sólo se puede mostrar reverencia sincera si se es fiel a Dios. Porque Dios es fiel con nosotros al no abandonarnos, al guiarnos, aun cuando no comprendemos su proceder. Y nosotros podemos responderle con fidelidad, entablando así una relación muy íntima e intensiva.

Ser “fiel” a Dios es: no dejar que otras cosas, ideas, corrientes y/o ideologías se tornen prioridad, se entrometan entre Dios y nosotros.

Fiel a Dios es aquel que en su vida tiene una clara consigna: que siempre “primero está Dios en mi vida” porque es él que le da sentido y la llena de alegría. Nadie quiere vivir “a los tumbos”, sin meta, sin sentido, sin futuro que valga la pena. Por eso me encanta hacerle caso a Dios, serle fiel y mostrarle reverencia, porque me guía sin presión, pero con amor y seguridad.

Y en esa seguridad de su amor puedo dedicar mi vida para aquel que Dios me pone en mi camino. Eso me llena de alegría. ¡Amén!

Winfried Kaufmann

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *