Sepelio

Estamos reunidos el nombre del Padre, del Hijo y del E. S. Amén.

Un día como hoy nos resta confiar y decir que Dios es nuestra salvación, nuestro amparo, nuestro refugio y nuestro consuelo. En su santo nombre confiamos.  La paz de ese Dios de la vida, Señor y salvador nuestro sea con todos y con cada uno de ustedes. Amén.

ORACION
Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, nuestra ayuda en momentos de angustia. Por eso no tendremos miedo, aunque se deshaga la tierra, aunque se hundan los montes en el fondo del mar, aunque ruja el mar y se agiten las olas, aunque tiemblen los montes a causa de su furia.

Un río con sus brazos alegra la ciudad de Dios, La más santa de las ciudades del Altísimo. Dios está en medio de ella, y la sostendrá, Dios el ayudará al comenzar el día. Las naciones rugen, los reinos tiemblan, La tierra se deshace cuando él deja oír su voz.
¡El Señor todopoderoso está con nosotros! ¡El Dios de Jacob es nuestro refugio!

Vengan a ver las cosas sorprendentes  que el Señor ha hecho en la tierra: ha puesto fin a las guerras hasta el ultimo rincón del mundo; ha roto los arcos, ha hecho pedazos las lanzas, ha prendido fuego a los carros de guerra.

¡Ríndanse! ¡Reconozcan que yo soy Dios! ¡Yo estoy por encima de las naciones! ¡Yo estoy por encima de toda la tierra!
¡El Señor todopoderoso está con nosotros! ¡El Dios de Jacob es nuestro refugio!

Escuchen lo que está escrito en el Evangelio de Juan, capítulo 6:
Jesús dice: “Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed. Pero yo ya se los dije: me han visto y no me creen. Todo lo que me de el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré afuera, porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado: que no pierda nada de lo que Él me ha dado, sino que lo resucite el último día. (Juan 6: 35 – 40). Amén

Congregación: Amén.

Hoy nos estamos despidiendo de… (se lee una biografía del fallecido)

Sermón de circunstancia

Tengamos un momento de silencio, para que cada uno pueda pensar en lo que …………………… significó para la vida de cada uno. Las cosas que compartió con el/ella, los momentos que vivió, las palabras que le escuchamos decir, las cosas que le fueron confiadas por ella/el, las cosas que se le confió y que ella/el supo guardar con respeto y cariño. Todo lo que ella/el fue para la vida de cada uno en particular.
Despidámonos de esa manera de ella/el.

SILENCIO

Quien la/lo haya amado y respetado, continúe amándola y respetándola.
Quien haya sido amado/a por ella/él, agradézcale todo su amor.
Quien esté en deuda con su amor hacia ella/él, pídale perdón a Dios.
Si ella/él le hizo daño a alguien, perdónenla/lo como Dios nos perdona cuando nosotros le pedimos perdón.

Nos despedimos con agradecimiento por lo que hemos podido compartir con ella/él.
……………………………………: Que el Señor proteja tu entrada y tu salida, desde ahora y por siempre, Amén.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien, por su gran misericordia, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, nos ha reengendrado a una esperanza viva.

Vamos a tomarnos ahora unos minutos para que cada uno pueda despedirse de …………………….. y luego vamos a cerrar el ataúd, para finalmente acompañarlo/la a su última morada.

EN EL CEMENTERIO

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén.

Bendito sea Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien, por su gran misericordia, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, nos ha reengendrado a una esperanza viva.

Que la fe sea lo que les ampare, lo que les de coraje y consuelo en este momento.

El SEÑOR es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento.

Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del SEÑOR moraré por largos días.

Confesamos juntos la fe por la cual estamos reunidos aquí en este lugar, diciendo juntos el Credo Apostólico

Creo en Dios Padre todopoderoso creador del cielo y de la tierra, y en Jesucristo su único hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos. Al tercer día resucitó de entre los muertos subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios, Padre todo poderoso y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el E. S., la Santa Iglesia Cristiana, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. AMEN.

Nos despedimos ahora de ………………………. y lo/la encomendamos la paz de nuestro buen Dios. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén.

Que el Señor nuestro Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, por medio del cual hemos sido elegidos para estar a su lado, te guarde y en él esperes la resurrección. En esa esperanza encomendamos su alma a la gracia de nuestro Señor y dejamos su cuerpo en tierra de Dios.

[El/la oficiante echa tierra sobre el ataúd]

Tierra a la tierra, ceniza a ceniza, polvo al polvo, en la esperanza de la resurrección a la vida eterna a través de nuestro Señor Jesucristo.

[arrojar tres veces tierra sobre el ataúd.].

Fuiste hecho de tierra y tierra habrás de volver a ser. Jesucristo te convocará a la resurrección el día del Juicio Final, tenga él misericordia de ti y te conduzca a una nueva vida bajo un nuevo cielo y una nueva tierra.

O: Dice el apóstol Pablo: “Ninguno de nosotros vive para sí mismo ni muere para sí mismo. Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. De manera que, tanto en la vida como en la muerte, del Señor somos. Para eso murió Cristo y volvió a la vida: para ser Señor tanto de los muertos como de los vivos” [Romanos 14,7-9].
Oremos.

Todopoderoso Dios, (Padre y Madre en el cielo), Tú señalas el comienzo y el fin de nuestras vidas. ………………….. ha vivido una vida muy intensa. Con aciertos y errores. Te queremos dar gracias por lo que él/ella ha significado para cada uno de nosotros. Por el recuerdo que nos deja, por su marca que nos queda impregnada en la piel, en el corazón, en la mente. Tú lo guiaste por medio de tu Palabra y lo sostuviste y fortaleciste aún en los momentos más duros y difíciles para él/ella.

Sabemos que tú estuviste siempre junto a él/ella, inclusive en los momentos más delicados y confiamos en que también ahora lo estás. Ahora se ha marchado y esto es muy doloroso para todos nosotros. Estamos perplejos por su muerte, pero a su vez tranquilos y agradecidos porque confiamos que ahora él/ella está a tu lado.
Señor, confiamos en tu amor, tu consuelo y misericordia.

Te pedimos que nos ayudes a aceptar su muerte y poder cicatrizar la herida abierta que tenemos en este momento. Ayúdanos a recordarlo con amor y gratitud. Enséñanos a ponernos en tus manos y a recibir el consuelo de tu Palabra cada día.

Consuela a todos los que están tristes, dolidos y confundidos por su muerte. Ayúdanos en nuestra última hora. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. AMEN

Unámonos en la oración que Jesús nos enseñó diciendo juntos:

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el Reino, el poder y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

Bendición:
Que el Señor te bendiga y te guarde, que haga el Señor resplandecer su rostro sobre ustedes y tenga de ustedes misericordia. Que vuelva el Señor su rostro a ustedes y les conceda la paz. Amen.

Para descargar el documento en PDF completo y acceder a diferentes fómulas y modelos de liturgia para sepelio hacer CLICK AQUI