Taller de catequistas sobre el cuidado de la creación en Crespo

 

Algunas de las participantes muestran el material para catequesis elaborado por el PPCC. Foto: Deborah Cirigliano

CRESPO / Argentina – El pasado sábado 1 de Junio se llevó a cabo un taller de catequistas de la Congregación Evangélica de Crespo de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP), con el objetivo de dialogar sobre el cuidado de la creación y presentar el material elaborado por la Pastoral de Promoción del Cuidado de la Creación (PPCC) para el trabajo en comunidades de fe. Participaron siete catequistas de esa congregación en una actividad coordinada por la Lic. Deborah Cirigliano (PPCC)

Las preguntas que guiaron las reflexiones de las docentes de catequesis fueron: “¿Cómo es nuestra relación con la naturaleza? ¿Cómo creemos que debería ser aunque encontremos dificultades? y ¿Qué dice la Biblia al respecto?”. El sustento para el diálogo y se dio sobre los interrogantes planteados en distintos textos bíblicos y las experiencias de las participantes como madres, mujeres, educadoras. Los textos escogidos fueron: Génesis 1, 28; Génesis 2, 15-17; Salmo 104; Romanos 8, 18-26 y Apocalipsis 21, 1-6 y 22, 1-5. 

Entre las conclusiones, señalaron que “Dios le dio potestad al ser humano, pero con límites y dominar no es eliminar o destruir”. Por el contrario, “tiene que ser el administrador de la creación, gobernarla, dominarla, respetarla y ser agradecidos a Dios con todo lo que se recibe de él”. En lo que respecta al análisis del comportamiento humano, apuntaron al egoísmo y el abuso de los recursos, lo que sucede por ser “malos administradores”, que no tienen en cuenta a los que menos tienen y a las generaciones futuras. En ese mismo sentido, apuntaron que les gustaría que cada consumo sea efectivizado pensando en el prójimo, debido a que “la creación perdió su verdadera finalidad, padece, sufre, incluida la humanidad”.

Al analizar las consecuencias de las acciones humanas concluyeron “fuimos más allá del límite puesto por Dios”, por lo que no se dio la importancia que se merece a la creación. Tampoco sus tiempos y por el contrario, “se la cuidó mientras que se pudo sacar ventaja”; pero no existe un compromiso aun sabiendo como son las cosas. Según las catequistas, esto responde al modelo extractivista adoptado por el ser humano: “Esperamos mucho de la tierra y no le damos nada”, “cuidamos la tierra en base a ganar más, y no cuidarla por su valor intrínseco”, “No nos conformamos con lo que la tierra nos brinda”, “Somos malos administradores, no pensamos en los que menos tienen ni en las generaciones futuras”, concluyeron.