Taxista con cartel “Pan para el mundo” fue demorado acusado de “manifestarse políticamente”

BUENOS AIRES / Argentina | IERPcomunica – Una situación tragicómica sucedió este jueves 11 de octubre en el Aeropuerto internacional de Ezeiza, cuando un taxista que cumplía funciones para la Fundación Hora de Obrar fue demorado por la Policía acusado de estar manifestándose políticamente por portar un cartel  con la frase“Pan para el mundo”, cuando en realidad estaba esperando la llegada de un integrante de la ONG alemana “Brot für die Welt” (pan para el mundo) que iba a para participar del Sínodo de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP), realizado en General Ramirez, Entre Ríos, entre los días 11 y 14 de octubre que trató el tema “que haya justicia y paz”.

“El episodio parecería risueño si no fuera que esconde la violación de varias garantías constitucionales, y estamos considerando elevar una protesta formal. Refleja el clima de época que se está viviendo en Argentina”, manifestó el Lic. Nicolás Rosenthal, Director de la Fundación Hora de Obrar, agregando además que están estudiando elevar un reclamo antes los organismos correspondientes.

El coordinador de los servicios de taxis Gustavo Filippini, relató que el jueves a la madrugada uno de los taxistas fue a recoger a un miembro de “Pan para el mundo” portando una hoja de tamaño A4 con la sigla de la organización y “evidentemente las cámaras del aeropuerto tomaron ese cartel, y a los pocos minutos de su ingreso al hall del aeropuerto fue abordado por dos policías de la Policía de la Seguridad Aeroportuaria, quienes no muy amablemente lo conminaron a bajar el cartelito, acusándolo de estar encabezando una protesta política”.

Luego, continuó relatando el taximetrero, “lo llevaron aparte, lo obligaron a identificarse, lo registraron para verificar que no estuviera armado, y una vez hecho esto, y dadas las explicaciones posibles, recién le permitieron volver a esperar al pasajero, pero cambiando el cartel y que sólo pusiera el nombre del pasajero”, precisó Filippini, quien todavía indicó que “por suerte el colega sabía el nombre del pasajero” y se preguntó “qué hubiera pasado si no lo sabía, tal como tantas veces, que hemos ido a buscar pasajeros con un cartel con el nombre de la organización a la que pertenecen, sin saber su nombre”.

Pan para el Mundo es la obra de ayuda de las Iglesias Evangélicas Regionales y Libres de Alemania que actúa a nivel mundial. Junto con la Diaconía aboga por una justicia global. “Pan para el Mundo” toma medidas para que todos y todas tengan suficiente para comer. Pues en tiempos del cambio climático y de la creciente escasez de recursos, la lucha contra el hambre se hace cada vez más importante.