Viedma se une contra la instalación de una planta nuclear

 

María Esther Norval, Presidente del Distrito Sur e integrante de la Junta Directiva en la Asamblea Popular en rechazo a la instalación de una planta nuclear en la región. Foto: Diario Río Negro

VIEDMA / Argentina | IERPcomunica – La ciudad de Viedma se está movilizando contra la instalación de una planta nuclear en la región. Ya realizaron tres asambleas y se afirman en la Ordenanza Municipal por la cual la localidad fue declarada “Zona no Nuclear”, además de otras leyes provinciales que establecen el cuidado del medio ambiente y de zonas de protegidas. Entre otras actividades, está previsto un encuentro de Arte para el 01 de Julio, una marcha de protesta el 09 de agosto, el pedido de una consulta popular, la presentación de un recurso de amparo y la recolección de firmas de apoyo. La Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) participa de la convocatoria y organización a través de María Esther Norval, integrante de la Junta Directiva.

«Estamos muy conmocionados, porque cuando el resto del mundo esta desmantelando centrales nucleares aquí se tiene previsto instalar una nueva», dijo María Esther Norval de la Comunidad de Carmen de Patagones, Presidente del Distrito Sur, e integrante de la Junta Directiva de la IERP, refiriéndose al proyecto del Gobierno Nacional y de la Provincia de Río Negro, que a través de un convenio con la Empresa China CNNC, pretenden instalar la quinta central nuclear del país, a unos 80 kilómetros de las ciudades de Viedma y Carmen de Patagones, al Este de la Provincia de Río Negro y Sur de Buenos Aires. «Al pueblo rionegrino se le informó luego de la firma del convenio que la obra comenzaría en el año 2020 con una inversión de 8 mil millones de dólares y 4000 puestos de trabajo», dijo Norval; quien además señaló que «más allá de las promesas del Gobierno enseguida surgieron preguntas y dudas entre los rionegrinos: ¿Cuál sería el lugar a emplazar la planta y cómo eran los compromisos asumidos por el Gobernador?», entre otras cuestiones.

Ante la falta de información precisa, la población comenzó a inquietarse y con el acompañamiento del Párroco de la Catedral Luis Garcia Rodriguez, el Obispado ofreció el lugar para la primera Asamblea y ya en esa instancia la Catedral se vio colmada de personas preocupadas. Luego, en una segunda asamblea, hubo referentes que llamaron a organizar marchas y movimientos culturales, así como la activación de mecanismos institucionales, jurídicos y políticos para rechazar el proyecto. Entre otras cosas, propusieron insistir a que se llame a una consulta popular y también dar intervención a la Justicia para que se manifieste sobre el tema. La tercera Asamblea Popular, por su parte, entregó una cartilla explicativa del funcionamiento y los perjuicios de una planta atómica y avanzaron hacia la presentación de un Recurso de Amparo en la justicia. Además, formaron comisiones de trabajo en cuestiones de diseño, arte, generación de un logo y temáticas jurídicas.

En cuanto a las próximas acciones, está previsto un encuentro de arte el 1 de julio en la Plaza Alsina, ubicada frente a la catedral de Viedma. Por otro lado, convocaron a una marcha de protesta contra la central nuclear para el 9 de agosto en coincidencia de un nuevo aniversario del lanzamiento de la bomba en Nagasaki. «En esa concentración se intentará sumar a manifestantes de distintas partes de la provincia y del país que apoyen la negativa al emprendimiento», dijeron.  Además, están recolectando firmas en dos formularios, uno para los rionegrinos y otro para quienes quieran apoyar la iniciativa de cualquier punto del país. Las mismas serán presentadas en la Legislatura Provincial y el Senado de la Nación. Por otro lado, están intensificando la difusión de las actividades mediante el grupo de Facebook  «No a la Central Nuclear en la Patagonia».

 

Descargar la planilla para juntar firmas apoyando la lucha

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *