Viernes 26 de abril

 

Es preciso someterse a las autoridades, no solo para evitar el castigo, sino como un deber de conciencia. También por esta razón ustedes pagan impuestos; porque las autoridades están al servicio de Dios, y a eso se dedican.

Romanos 13,5-6

DESCARGAR EL AUDIO

¡Qué tema complejo el del pago de impuestos en un contexto de corrupción y el tema del sometimiento a las autoridades! ¡Cuántas veces nos enojamos porque tenemos que pagar tales o cuales impuestos y sabemos que el dinero, en parte, va a parar al bolsillo de algunas autoridades políticas! También somos conscientes de las tantas maniobras que hacemos en nuestra sociedad para evitar o evadir el pago de los impuestos. Sin embargo, debemos tener presente que los impuestos son el sistema solidario por el bien público que tienen las sociedades organizadas en naciones. Es decir, con el aporte de todos, según sus capacidades, se contribuye para que haya educación, salud, seguridad, atención de los más desprotegidos y obras públicas para todos.

El texto dice que debemos someternos a las autoridades. Pero también dice que las autoridades están al servicio de Dios. Esto de ninguna manera significa que el estado está al servicio de la iglesia y de su misión, dado que el estado tiene la función de velar por el bien público y la protección de los derechos de todas y todos, cristianos y no cristianos. Lo que sí significa es que las autoridades, en su función de gobernar, deben promover siempre la vida, la paz y el acceso a los bienes públicos a todos. Eso significa estar al servicio de Dios.

Por lo tanto, queridos lectores, somos llamados a cumplir con nuestras responsabilidades frente al estado, tales como el pago de los impuestos, pero al mismo tiempo tenemos la responsabilidad como ciudadanos de velar por las autoridades para que las mismas gobiernen en favor de la vida digna para todos los habitantes.

Sonia Skupch

 

Romanos 13,1-7