Catequesis infantil sobre el tema “El amor es más fuerte”

Mensaje de la historia
Jesús usó su poder y autoridad para ayudar a todos con amor y sin distinción.

Vas a precisar  
Papel afiche o grande para anotar, marcadores,  Una piedra, papel y tijera para presentar el juego.
Todos los números de canciones corresponden al Cancionero Canto y Fe de América Latina a no ser que se indique otra cosa.

Saludo
¡Bienvenidos todos y todas! Así como es bueno reunirnos otra vez con nuestros amigos y amigas, es bueno poder celebrar juntos y aprender entre todos lo que Dios nos quiere enseñar.

Oración
Querido Dios: Gracias por este encuentro  y por reunirnos otra vez. Gracias porque somos importantes para vos y porque tu amor nos alcanza a todos. Amén.

Canto
Momento nuevo,  Nº 269 estrofa 1 y estribillo.

Ronda de conversación
Nos sentamos en rueda y conversamos sobre lo que sabemos sobre la discapacidad, quienes pueden hacer una determinada cosa y quienes no, quienes tienen más fuerza para sostener algo o para correr o para hacer las cosas a determinado tiempo. Vamos tomando nota de los comentarios de los niños en un papel grande. Una vez que todos se expresaron podemos leer los comentarios y agregar nuevos. Podemos hacer y pedir comentarios sobre qué piensan de las diferentes capacidades y dones que cada uno tiene.

Canto
Un mandamiento nuevo,  Nº 315, estrofas 1, 2, 6, 7, 8, y estribillo.

Introducción a la historia
Probablemente muchos de ustedes saben jugar a “Piedra, papel o tijera”. Es un juego acerca de quién es el más fuerte. La piedra es fuerte (enseñe un puño), así que puede romper tijeras (haga la tijera con los dedos índice y mayor), pero las tijeras pueden cortar papel (estire su mano hacia el frente), y el papel es más fuerte que la piedra porque puede cubrirla. Dos o tres personas pueden jugar este juego. Para empezarlo, pones tu puño en la palma de tu mano y mientras uno de los jugadores cuenta hasta tres, tú mueves tu puño tres veces hacia la palma de tu mano. Después de contar hasta tres, haces la señal de uno de los tres: piedra, papel o tijera. Si juegan tres, se puede dar el caso que los tres ganen y los tres pierdan. ¡Ah, se me olvidó decir que el ganador puede darle una palmada en la mano al perdedor! ¡Uy, eso duele!
“Piedra, papel o tijera” es sólo un juego, pero en la vida real algunos niños y niñas también pueden tratar de demostrar que ellos son más fuertes que otros. Que tienen más posibilidades. Que pueden hacer las cosas mejor que otros. Algunos niños pueden tratar de hacerlo actuando agresivamente. Otros con indiferencia hacia los demás, o simplemente dejándolos de lado. Unos pueden hacerlo hablándoles mal o hablando mal de ellos a otros. Algunos pueden abusar verbal o físicamente de otros que son más débiles que ellos y demostrar que son más fuertes, empujándolos, por ejemplo. Pero a esos niños les falta comprender que podemos ser fuertes o débiles en distintos momentos o circunstancias de nuestra vida y que en algunas cosas podemos ser fuertes pero en otras débiles,, simplemente que tenemos capacidades distintas.
En nuestra lección bíblica de hoy, Jesús nos enseña lo fuerte que es y el amor que nos tiene.

EL AMOR DE JESUS ES MÁS FUERTE

Narración basada en Marcos 1: 21-28
Un sábado, Jesús fue a la sinagoga y comenzó a enseñar. Allí se encontraba un hombre que estaba posesionado por un espíritu malo. Cuando Jesús se le acercó, el hombre gritó: “¿Qué tienes contra nosotros? Jesús de Nazaret, ¿acaso has venido a destruirnos? Yo te conozco ¡Tu eres el Hijo de dios!

“¡Cállate!” dijo Jesús. Entonces le habló al espíritu malo: “¡Sal de ese hombre!” ¿Sabes qué pasó? El espíritu malo hizo lo que Jesús le dijo, salió del hombre y todos se quedaron maravillados. No podían creer que Jesús era más fuerte que los espíritus malos.

La gente se miraban unos a otros y se preguntaban: “¿Qué es esto? Les da órdenes a los espíritus malos, y ellos le obedecen.”

Jesús demostró que Él tiene poder sobre el mal. Demostró que es más fuerte que el peor enemigo que podamos tener. Pero lo mejor de todo es que Jesús nunca usa su poder para hacer  daño a las personas. En vez de dar  una palmada o un cachetazo para conseguir lo que quiere  por la fuerza,  usa su poder para ayudar a la gente. Eso es porque Jesús vino a la tierra a demostrarnos el amor que Dios nos tiene. A todos, seamos como seamos Dios nos ama, y nos acepta porque somos sus hijos, creación de Dios mismo.

Si vos y yo seguimos el ejemplo de Jesús, entonces usaremos nuestras fuerzas y nuestras posibilidades de una manera amorosa y solidaria, ayudando a los demás y amando a todos como él nos amó primero.

Canto
Así como tu, Nº 312 estrofas 1,4 y 5.

Para pensar, crear y participar
Los niños divididos en dos grupos prepararán representaciones sobre situaciones donde los más fuertes ayudan  a los más débiles tomando como fortaleza o debilidad los dones y capacidades de cada uno. Dar un tiempo para que organicen estas representaciones y luego las pueden presentar al otro grupo.

Luego repartir y completar las hojas de trabajo adjuntas.

Oración
Querido Jesús, ayúdanos a demostrar tu amor como tú demostraste el amor de tu Padre. Ayúdanos a seguir tu ejemplo y usar nuestra fuerza, nuestros dones y capacidades para ayudar y amar a otros.

Bendición
Canto: Danos esperanza y paz, Nº 153

Elaborado por
Gabriela Mulder
Idea tomada de sermón 4kids.com

Para descargar la actividad completa en PDF con ilustraciones y actividades hacer CLICK AQUI