Declaración de FAIE: «Nuestra principal disposición debe ser el preservar la salud y vida»

BUENOS AIRES / Argentina | IERPcomunica – Desde la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE) expresaron este sábado 17 de abril que «valoramos y extrañamos nuestros cultos y la comunión que en ellos experimentamos» y que «no alcanza a ser reemplazada por las celebraciones remotas». Sin embargo recalcaron sobre la necesidad «de extremar los cuidados», siendo ahora «nuestra principal disposición debe ser el preservar la salud y vida de nuestro prójimo y de toda la comunidad», señaló la carta firmada por su presidente el pastor Néstor Míguez.

En su texto, titulado «a nuestro pueblo», FAIE recordó que la pandemia afecta al planeta y en especial a la Argentina. Por lo que afirmaron la necesidad de mantener la «confianza en la presencia y misericordia de Dios, que con su amor nos brinda consuelo y esperanza». En el mismo sentido, reiteraron que la situación no es un castigo ni una prueba divina, «sino un llamado a considerar en profundidad nuestra situación humana, con su debilidad y límites, con sus egoísmos y pecados de soberbia, nuevamente expuestos en esta situación». Expresaron que «valoran toda actitud y medida, provenga de donde sea, que provea los necesarios cuidados y traiga alivio a nuestro pueblo». «Y esperamos que muchos sientan el llamado a la solidaridad y altruismo en este tiempo». Sobre los cultos presenciales, destacaron que se extrañan y que lo virtual no lo puede reemplazar en todas sus dimensiones, pero reiteraron anteponer siempre la necesidad de extremar los cuidados al prójimo.

Para finalizar, citaron palabras del reformador Martín Lutero ante la “peste negra” que señalaba: “Por lo tanto, debo pedirle a Dios que nos proteja misericordiosamente. Entonces debo hacer la descontaminación, ayudar a purificar el aire, administrar medicamentos y tomarlos. Debo evitar lugares y personas para quienes mi presencia no es necesaria para no contaminarme, y posiblemente infectar y contaminar a otros para causar su muerte como resultado de mi negligencia. Todos tenemos la posibilidad de evitarnos la enfermedad con nuestras mejores habilidades, porque Dios ordenó cuidar, proteger y nutrir el cuerpo, para que no nos expongamos innecesariamente”.

Desde FAIE cerraron el comunicado con una oración: Dios de toda misericordia, ayúdanos en este momento a mantener el ánimo y la fe. Asístenos en nuestra debilidad y sostén nuestra esperanza. Consuela a quienes han perdido seres amados en este tiempo. Guía a nuestras autoridades responsables para que sean tomadas las mejores y más eficientes medidas de protección comunitaria, y permítenos celebrar tu nombre en nuestras vidas en integridad y comunión, en la forma que sea más adecuada a este momento. Afírmanos en la presencia de tu Espíritu.

DESCARGAR LA DECLARACIÓN COMPLETA EN PDF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *