Domingo 30 de mayo

Trinidad

Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

Juan 3,17 (RV 1955)

El cosmos espera pacientemente un nuevo parto, un nuevo nacimiento espiritual, el cual descreyó ya Nicodemo. Kosmos, Krisis, Soter, (traducidas como mundo, condena, salvación) son las palabras del original griego neotestamentario que van expresando el mayúsculo juicio de Dios en la historia.

Dios en Cristo y por medio de su Espíritu presente en la historia (así funciona la maravillosa dinámica divina de la Trinidad) no ha venido a traer crisis al cosmos, sino salud, salvación, liberación. Con un hecho crucial: por medio de Jesucristo. Pero previamente está el juicio, la justicia de Dios. Cuando leemos “condenar al mundo” debemos entender que eso es el juicio de Dios. No hay condena si no hay previo juicio. De lo contrario es una parodia de juicio (como el que hemos venido leyendo ayer, en que las autoridades religiosas y políticas más que enjuiciar ya tienen una postura pre juiciosa sobre Pedro y Juan)

El juicio, la justicia de Dios, es por medio de Jesucristo. La bendita y tierna Trinidad, no viene a procurar crisis, crimen, castigo y rencor, sino que viene a darnos el veredicto de la salud, del sanar, de salvarnos como parte del cosmos. Viene a traer luz, palabra, cruz y compromiso, resurrección y Reino.

Está de nuestra parte confiar en la luz o dejarnos oscurecer por las tinieblas de la mentira, la violencia y el odio. Por el momento lo vamos haciendo bastante mal, el evangelio de Juan ya era bastante negativo al respecto. Por eso insiste en que por sobre todos los poderes y autoridades creamos y confiemos en la justicia misericordiosa de Dios, mostrada en Jesucristo y actualizada por su Espíritu Santo.

Rubén Carlos Yennerich Weidmann

Salmo 29; Isaías 6,1-8; Romanos 8,12-17; Juan 3,1-17

Agenda Evangélica: Salmo 113; Isaías 6,1-8(9-13); Romanos 11,(32)33-36; Juan 3,1-8(9-13) (P)

Un comentario en «Domingo 30 de mayo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *