Femicidio de Micaela García: Iglesias se expresan y piden justicia

 

BUENOS AIRES / Argentina (LWI) – Luego de conocerse la noticia del brutal asesinato de la joven Micaela García en la localidad de Gualeguay, un poblado de la Provincia de Entre Ríos Argentina, los líderes de las iglesias Evangélica del Río de la Plata (IERP) y Evangélica Luterana Unida (IELU) se manifestaron consternados y dolidos, al tiempo que pidieron por el fin de la violencia de género y exigieron que la justicia actúe y haga su parte. La joven asesinada estuvo desaparecida durante casi una semana y luego fue encontrada violada y semi desnuda en un descampado a las afueras de la ciudad. El principal sospechoso es un hombre que estaba cumpliendo una pena por violencia de género y sin embargo había conseguido la libertad antes de finalizar su condena.

El femicidio de Micaela, que militaba en un movimiento político y en la causa por el fin de la violencia de género, desencadenó un masivo rechazo de la sociedad argentina. La Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) y la Iglesia Evangélica Luterana Unida (IELU) se sumaron en sendas declaraciones de repudio y de pedido de justicia: “Otra vez nos encontramos con una noticia donde una mujer es víctima de violencia y la realidad es que día por medio está desapareciendo y siendo asesinada alguna mujer joven o niña” dijo la Pastora Sonia Skupch, Secretaria General de la IERP, que indicó además que la sensación es que “estamos conviviendo con el enemigo en medio de nosotros”. En ese mismo sentido, la Rvda Skupch hizo hincapié en la contradicción que existe en la sociedad en torno a este tema, según ella “por un lado se desarrolla una acción tras otra en contra de la violencia de género, pero al mismo tiempo estamos viviendo de una forma más violenta que nunca, a la que especialmente está más expuesta la gente más joven”, puntualizó.

Por su parte, el Pastor Presidente de la IELU Rev. Gustavo Gomez señaló que “no hay como acostumbrarse al dolor cuando matan con esa frecuencia y con esa saña y no hay como acostumbrarse a la impotencia que genera enterarse de que una chica más ha muerto, una chica más que que es única y especialmente ella, una chica llena de proyectos, de vida, de solidaridad y de amor por el prójimo” y continuó diciendo que “a la vez que Micaela es única, termina siendo una más de la lista siniestra, que muestra lo inútiles que son todos nuestros intentos para hacer que esto sea diferente”. Finalmente, Gómez denunció que la muerte de Micaela muestra la inutilidad del sistema policial y penal, así como la perversidad del sistema Judicial Argentino.

Tanto desde la IERP como desde la IELU coincidieron además en que esta muerte absurda obliga las iglesias a tomar una posición: “no pueden permanecer calladas o permanecer indiferentes ante semejante atrocidad y semejante falta de los más elementales derechos”, manifestaron y exigieron se haga justicia.

En ese mismo sentido, el Pastor Delcio Källsten que trabaja en la IERP de Gualaguaychú, distante a unos 80 kilómetros de la ciudad de Gualaguay, donde Micaela fue hallada sin vida, coincidió con quienes señalan que no se tiene en cuenta el modo como se deja en libertad a ciertas personas y de qué modo esa libertad termina siendo una libertad irresponsable y que pone en peligro a la gente: “en Argentina existe la pena de muerte y se dicta actualmente para las víctimas de violencia de género que no tienen como defenderse, tal como fue el caso de esta joven”, concluyó.

Cabe señalar que varias organizaciones de mujeres y de Derechos Humanos se están manifestando y pidiendo Justicia por Micaela y a su vez repudiar al Juez Carlos Rossi, por su decisión de liberar hace unos meses al hombre que hasta el momento es el único y principal sospechoso del crimen y que ya tenía antecedentes de violencia de género por lo cual ya había sido enviado a la prisión.

Fuente: Red de Comunicaciones – (FLM)