Jueves 22 de agosto

 

Les anunciamos lo que hemos visto y oído, para que ustedes estén unidos con Dios el Padre y con su Hijo Jesucristo. Escribimos estas cosas para que su alegría sea completa.

1 Juan 1,3-4

Nadie se puede hacer el distraído ante estas palabras, porque quien las pronuncia nos involucra a todos con su lenguaje inclusivo. Sin duda es un llamado al testimonio donde aparecen tres ejes fundamentales de nuestra fe: anuncio, unión y alegría. Les invito a pensar sobre cada uno de ellos:

  • Es un llamado al anuncio, a romper el silencio para decir lo que hemos visto y oído. Eso mismo que hicieron las primeras testigos de la resurrección que corrieron a llevar la noticia de lo visto y oído tras las órdenes del propio Jesús quien les dijo: No tengan miedo. Vayan a decir… (Mateo 28,10). Esta orden permitió que la noticia se difundiera llegando hasta nuestros días. Es nuestro compromiso permitir que la cadena del anuncio pueda seguir siendo, dando testimonio de lo que Dios hace por nosotros y de cómo sentimos y vivimos nuestra fe. Y esta misión sólo la podremos cumplir sacando la fe de la esfera de lo privado o reservado para compartirla con quienes nos rodean.
  • Para que ustedes estén unidos… es un llamado a una doble comunión: entre nosotros, y de nosotros con Dios. Es así como se construye la comunidad cristiana, sentirnos unidos en una misma fe, que nos anima a un igual desafío y envuelve en una misma esperanza. La unión a la que se refiere él se manifiesta en la reunión y el acercamiento. Es la única manera en la que se construye, comparte, y podemos crecer como comunidad de fieles. Nunca debemos olvidar que el llamado a la reunión siempre debe ir tomado de la mano también de la unión.
  • El texto incluye la promesa de un resultado al decir que escribimos estas cosas para que su alegría sea completa (v.4). Este final nos confronta con una necesidad básica de todo ser humano, como lo es la alegría; pero añade que se trata de una alegría completa: y la alegría es completa cuando se comparte.

Que Dios ilumine nuestros pasos, nos anime al anuncio, fortalezca en la unión y aumente en nosotros la alegría de ser parte de su pueblo.

Hilario Tech

Mateo 11,1-19; 1 Juan 1,1-4