Jueves Santo

 

Culto conmemorativo de la institución de la Santa Cena escrito desde una mirada inclusiva por Norberto Rasch

Himno:

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

INVOCACIÓN

“Bendice alma mía al Señor y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todos tus pecados y sana todas tus dolencias. El mantiene vivo entre nosotros el recuerdo de sus obras, el señor clemente y misericordioso”. Amén.  (Tomado del Salmo 103).

En esta noche (tarde) rememoramos la última reunión de Jesús con sus discípulos. En aquella noche estaban todos reunidos con Él:

Pedro, que gustaba de alardear

Tomás, el que expresara posteriormente sus dudas

Juan, el más joven entre ellos

Judas, el que lo delatara

Y todos los otros, quienes también lo abandonarán.

Con ellos Jesús celebraba la Pascua, con ellos compartía la que sería su última cena.

Un poco de cada uno de ellos está también presente en cada uno de nosotros. A pesar de ello estamos invitados a sentarnos a su mesa. Podemos venir como invitados, invitados que somos esperados y bienvenidos.

Nuestro Señor esta en medio nuestro, lo está tantas veces como sea nuestra la intención de reunirnos en Su nombre. En ésta comunidad es que nos podemos considerar hermanados. Podemos tener la certeza de que Dios nos perdona nuestros pecados, que nos fortalece y nos anima a formar una comunidad que dé testimonio de su Buena Nueva más allá de este culto.

“Por lo tanto, el que está unido a Cristo es una nueva persona. Las cosas viejas pasaron; lo que hay ahora es nuevo”. (2° Corintios 5,17)

Himno:

ORACIÓN

Señor nos reconforta que encontremos este espacio de recogimiento y meditación, que podamos hacer silencio en nuestro interior y prepararnos para los grandes acontecimientos del Viernes Santo y de la Pascua de resurrección.

Nos reconforta poder experimentar esta pequeña comunidad, que es parte de la grande, de la hermandad cristiana.

Esto fortalece nuestra fe, muchas veces alicaída y sentida. La fortalece y permite que en el presente podamos vislumbrar un camino hacia el Padre en el que nos dejamos guiar y aconsejar por ti. Acompáñanos con tu Espíritu y tu bendición. Amén.

LECTURAS BÍBLICAS

Juan 13,1-5 / 1° Corintios 11, 23-26

O Lecturas según el leccionario ‘A’:

Salmo 116,1-2.12-19

Éxodo 12,1-4 (5-10) 11-14

1ª Corintios 11,23-26

Juan 13,1-17.31b-35

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

Opción 2 (ver en):            Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444)

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMON

Himno

CONFESIÓN

Señor Jesucristo, antes de que aceptemos el pan y el vino te pedimos que escuches nuestra Confesión:

Ningún día nos resulta tal que podamos decir: lo hemos vivido según tu voluntad. Nos angustia saber cuánto agradecimiento te quedamos debiendo y con cuanto amor faltamos a nuestro prójimo. Nos dejamos amedrentar por los problemas que nos apabullan pero no dirigimos nuestra mirada y pensamiento hacia ti en busca de ayuda y de consejo.

Nos parecemos a tus seguidores de la primera hora que queriéndote seguir se constituyeron en un total fracaso. De ellos y de toda la humanidad en sus fracasos has tenido misericordia, y tu amor por todos lo has demostrado entregándote a la muerte por cada uno antes ahora y siempre. Ello nos anima a pedirte

O:                  ¡Señor, ten piedad…!

R:

Opción 1 (lit.  antigua):       Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de nosotros. Dios ten piedad de nosotros.

Opción 2 (ver en):                  Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

R:

En medio de nuestra fe cristiana está la cruz en la que fue torturado y muerto Jesús. Dejó su vida en ella para reconciliarnos con Dios. Ahora les pregunto ante Dios a cada uno de ustedes:

¨ ¿Crees que Jesús murió por tus pecados?

¨ ¿Crees que la gracia de Dios es más grande que tu culpa?

¨ ¿Crees que Dios te resucitará a la vida eterna en su Reino?

Entonces responde: SI

Porque has confesado a Jesucristo como tu Salvador es que en su nombre te anuncio el perdón de todos tus pecados. Ahora ve y no peques más.

(LITURGIA DE LA SANTA CENA)

INSTITUCIÓN

Felices son los que han sido invitados a la cena del Señor. Escuchemos los hechos de aquella noche.

Nuestro Señor Jesucristo, la noche en que fue entregado tomó pan, y habiendo dado gracias lo partió y dio a sus discípulos diciendo: tomen, coman, esto es mi cuerpo que por ustedes es dado. Hagan esto en memoria de mí.

Asimismo tomó la copa después de haber cenado, y habiendo dado gracias, la dio a ellos diciendo: beban de ella todos, esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por ustedes. Hagan esto todas las veces que la beban en memoria de mi.

Himno: Oh Cristo Cordero de Dios…

R:

ORACIÓN de alabanza y agradecimiento por los dones divinos

(-Administración del Sacramento-)

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Señor Jesús, después de esta última cena te has entregado en manos del humano, has sufrido por él y llevado su carga a la muerte.

Hoy te has entregado a nosotros en el pan y el vino que hemos tomado. Te nos has hecho presente y palpable a cada uno. En esto reconocemos tu gran amor.

Te estamos agradecido que hoy pudimos experimentar este amor que deja en la historia de la humanidad huellas indiscutibles. Te agradecemos por cada persona que con esa demostración de amor se cruza en nuestra vida. Haznos a cada uno de nosotros dignos portadores de ese amor que deja huellas

Huellas cuando amamos a alguien que no es de nuestro agrado.

Huellas cuando ayudamos con nuestras manos en lugares de necesidad.

Huellas para perdonar a quienes nos ofenden.

Huellas donde podamos ser agentes de alegría y esperanza.

Sabemos que es muy difícil llevar esto a cabo y que muchos de nuestros intentos han terminado en un fracaso. Confiamos en tu Santo Espíritu.

Que nos bendiga con tu amor

Que nos guarde con tu perdón

Que nos acompañe con tu paz

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *