Las misioneras celebraron en Montecarlo el 41° Encuentro Distrital de Mujeres

 

Tal como sucede desde hace tres años, el encuentro se realizó dándole más importancia a lo celebrativo. Foto: Carlos Kozel.

MONTECARLO / Argantina |IERPcomunica – Este domingo 25 de agosto se realizó el encuentro distrital de mujeres del Distrito Misiones de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP), una actividad que se viene desarrollando desde hace 41 años y que en la ocasión convocó a 415 mujeres, más un grupo de jóvenes colaboradores, así como la asistencia de todo el cuerpo de Ministros del Distrito. El tema fue “desempolvando la Biblia”, a cargo de la Pastora Eva Ross de la Iglesia Evangélica Luterana Unida (IELU)

La actividad es uno de los encuentros más importantes del Distrito Misiones y en esta oportunidad se realizó con la modalidad celebrativa, tal como hace tres años se viene llevando a cabo. Para el tratamiento del tema, la Pastora Ross realizó un trabajo bíblico, repasó historias de las mujeres en la Biblia, así como el valor de las mujeres en la vida cotidiana. El encuentro congregó a mujeres de todas las congregaciones de la provincia, lo que hace del mismo un espacio heterogéneo, con matices y costumbres muy diferentes, integrando participantes de la ciudad, de pequeños y medianos pueblos, así como también de comunidades netamente rurales.

“En un gran marco celebrativo, comenzamos orando, cantando, leyendo la Biblia, compartiendo la temática, las dramatizaciones, el saludo de la paz, un intercambio de regalos, así como un buen y bendecido almuerzo, que nos alimentó en lo material, luego de habernos llenado de lo espiritual”, manifestó el Pastor Distrital Carlos Kozel. En ese mismo sentido, Eduvigen Schebela actual coordinadora distrital de las mujeres se mostró muy contenta y muy agraecida “primero a Dios, la tiempo y a la participación de las mujeres en la actividad”. Schebela agradeció también la asistencia de algunos hombres y en especial los pastores, que acompañaron el encuentro de manera activa, “es mucho el trabajo que se realiza, pero la satisfacción es mucho más grande que el trabajo que tenemos que realizar”, puntualizó. En lo que respecta al significado del encuentro indicó que es una satisfacción personal muy grande, porque “conociendo la idiosincrasia que tiene cada comunidad y cada mujer, en el cual muchas mujeres tienen este encuentro como único día que planifican para estar juntas, para verse, conversar, recopilar cosas y estar en comunión”, sintetizó.

“Este año decidí compartir el encuentro de mujeres, porque para mi el valor de ser mujer es importante y hay que hacerlo valer en todos los ámbitos que estamos y qué mejor que compartiendo con las mujeres”, señaló Edith Effstein, que este año participó por primera vez del espacio. Entre tanto Inés Schmid, de la Iglesia Evangélica Suiza de Ruiz de Montoya y que viene participando desde hace varios años, opinó que “el encuentro siempre me pareció que es un momento de recreación para la mayoría, pero también un encuentro de muchas que no tienen posibilidad de salir y a veces se reencuentran después de un año”. En lo que respecta a los temas, dijo que “algunos años son más interesantes que otros, pero siempre son constructivos”, finalizó.