Lunes 15 de abril

 

Entonces él comenzó a jurar y perjurar, diciendo: -¡No conozco a ese hombre! En aquel momento cantó un gallo.

Mateo 26,74

DESCARGAR EL AUDIO

En el texto bíblico Pedro niega tres veces a Jesús. Creo que lo importante de este texto no es que lo haya negado; me parece que Jesús quiso transmitir otro mensaje, algo más importante. Como la mayoría de los cristianos conocemos, Pedro es la piedra base sobre la que se construyó la iglesia de Cristo, y él sabía de eso. Yo me imagino a Pedro sintiéndose la mano derecha de Jesús, sabiendo la responsabilidad y la gloria que llevaría ser el encargado de transmitir el mensaje de salvación, algo así como el sucesor. Esto hizo que Pedro se sintiera un poco superior a sus compañeros discípulos de Cristo, con tanta soberbia que hasta le dijo a Jesús que nunca lo negaría. Pero sucedió exactamente eso y no solo una vez sino tres veces. Porque esto tenía que suceder así, porque para que Pedro pudiera ser la piedra base de la iglesia cristiana él tuvo que pasar por este mal momento y saber que como cristianos debemos ser humildes.

Muchas veces la vida nos sonríe, y en ese momento solemos perder algo de humanidad, damos más importancia a los niveles sociales, a los niveles económicos. Hasta Pedro cayó en la soberbia, está mal mantenerse en esa postura.

Somos cristianos y como tales somos invitados a ver a todos con la misma humanidad y el amor de Dios. Te invito, si así lo deseas, la próxima vez que veas a un mendigo, vagabundo o alguien con menores condiciones económicas o estatus social que la tuya, que le trates amablemente y de la mejor manera que te salga para que podamos encontrar en ese hermano el amor de Cristo y así aprender de la misma forma que lo hizo Pedro.

Daniel Heil

Mateo 26,69-75