Martes 11 de mayo

Al que disimula el pecado, no le irá bien; pero al que lo confiesa y lo deja, será perdonado.

Proverbios 28,13

El pecado, tan antiguo como el ser humano y acompañándolo desde el principio, tratando que la culpa la tenga el otro. Que la mujer, que la serpiente… todos menos yo. Siempre tratando de disimular lo propio, de desviar la atención hacia otro u otra como en el ajusticiamiento público de aquella mujer en tiempos de Jesús. Aquí nadie está limpio dice Jesús, a ver: ¿Quién se anima a tirar la primera piedra, quien frente a Dios puede decir “yo no he pecado”?

Todos disimulando el pecado, no asumiéndolo y menos aún tener intención de cambiar la cuestión, especulando quizás con que el pecado del otro sea más grande, quizás hasta más violento.

La mayoría de los pecados no los podemos disimular, ni los sociales como arrasar con la naturaleza, envenenar con agroquímicos, generar pobreza desde la avaricia y la explotación, etc. Tampoco los personales, quizás pequeños o casi insignificantes (comparativamente hablando y siempre según cada uno) pues todos traen consecuencias al prójimo y a la comunidad y por supuesto a nosotros mismos. Cada uno sabe de su pecar.

La mayoría de las veces sabemos de antemano las consecuencias que tendrá pero, como nos trae cierto beneficio personal, no estamos dispuestos a dejarlo de lado. La próxima vez… tan solo una vez más, luego cambio… etc., etc.

En aquella escena del apedreamiento todos quedaron expuestos. Bien sabían del pecado de aquella mujer, pues ellos eran partícipes (y beneficiarios) pero en aquella (y en nuestra) sociedad patriarcal la culpa se pretende desviar hacia un solo lado.

Jesús los mira a todos (estoy convencido de que del linchamiento participaban también mujeres pues era un espectáculo morboso y público) habían confesado públicamente con su cabeza gacha y dejando caer las piedras. ¿Quién dejará de pecar para ser perdonado?

De eso se trata.

Norberto Rasch

Proverbios 28, 12-28

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *