Martes 19 de febrero

 

La Palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón.

Romanos 10,8

DESCARGAR EL AUDIO

Las personas que incorporan el mensaje de Jesucristo como estilo de vida, dondequiera que vayan estarán manifestando ese contenido salvífico hacia aquellos que los rodean. Para decirlo de otra manera, los que rodean a un creyente, aun cuando no se hable específicamente del contenido bíblico, no escapan de ver en él un mensaje fortalecedor para la vida cotidiana.

En el sur argentino, participando en un campamento con jóvenes de la iglesia, en un momento nos encontramos con un párroco de la igle-sia local. Él nos comenta que ocasionalmente viajando en tren se puso a charlar con un grupo de personas que viajaban junto a él. Después de largas charlas acerca de la vida y aspectos sociales del momento, un joven le preguntó, con cara de intrigado, de cuál era su trabajo.

– ¿Por qué …?

El joven consideraba que las palabras que él expresaba tenían un matiz muy especial. Siguió agregando que:

– mucha gente tiene la sensación de tristeza, amargura y de incerti-dumbre, es decir todo negativo… Y usted nos da pie a tener fe en que hay esperanza de vida.

El apóstol Pablo dice a los creyentes que ellos tienen el mensaje de Cristo incorporado, y cuando se manifiestan sale ese sentimiento esperanzador hacia los que los rodean.

Él dice: Si con tu boca reconoces a Jesús como el Señor, y con tu corazón crees que Dios lo resucitó, alcanzarás la salvación. (v.9)

Señor Dios, danos tu Espíritu para poder manifestar en palabras lo que has puesto en nosotros. Amén.

David Weiss

 

Romanos 10,5–13