Carta Abierta

Carta Abierta del Secretario General de la Federación Luterana Mundial referida a la violencia contra las mujeres

Al Rev. Dr. A. G. Augustine JEYAKUMAR
Iglesia Evangélica Luterana Unida de la India
Martin Luther Bhavan

14 de enero de 2013

Estimado Rev. Dr. A.G. Augustine Jeyakumar

Con profundo dolor y repulsión hemos seguido las noticias sobre la brutal agresión y violación de una mujer joven, el 16 de diciembre en Nueva Delhi, India. La indecible brutalidad del crimen fue tal que provocó el deceso de la estudiante de 23 años.

La Federación Luterana Mundial (FLM) transmite sus condolencias a la familia y todos aquellos que lloran su muerte por la despiadada violencia que sufrió. Oramos a Dios para que les dé la fuerza y el valor de superar esa situación tan difícil.

Por mucho que nos duela, lo ocurrido en Nueva Delhi no es un caso aislado. Sabemos muy bien que en todas partes del mundo las mujeres son objeto de violencia y acoso debido a la relación asimétrica y opresiva entre hombres y mujeres. Por desgracia, en esos casos tiende a prevalecer la impunidad: muchas vejaciones no se denuncian, pero incluso cuando se hace, rara vez los autores son llevados ante los tribunales.

El caso concreto de esta joven revela una vez más que la violencia perpetuada por relaciones de género injustas volverá a estallar y se manifestará explícitamente en actos violentos. Tal es la situación de violencia que viven mujeres de todas partes del mundo en su propia vida y, a veces, llegan a pagar con su vida.

Ahora bien, la diferencia del caso que me lleva a escribir esta carta reside en la forma en que la sociedad india rompió el silencio y expresó la firme opinión de que la violencia y la violación ya no se pueden seguir tolerando y que las cosas tienen que cambiar de una vez por todas. En la FLM agradecemos a Dios por esa reacción que contrasta totalmente con la actitud de negación y silencio que suele prevalecer en casos similares.

Teniendo presente esa notable reacción de la sociedad civil de la India, envío esta carta de aliento a la Iglesia Evangélica Luterana Unida de la India (UELCI) y sus iglesias miembro por su apoyo a ese proceso de evolución de la sociedad. Es un paso valiente que también contribuye a la profunda transformación que debe haber para que situaciones como la vivida para esa joven y muchas otras de la India sean erradicadas para siempre.

De hecho, la UELCI y sus iglesias miembro están muy bien dotadas para participar en tales procesos de transformación y apoyarlos. El documento de la FLM “Las iglesias dicen NO a la violencia contra la mujer” se tradujo a cuatro de los idiomas que se hablan en la India. En ese documento, la violencia contra la mujer se califica de pecado. Oro para que pastoras/es, evangelizadoras/es, catequistas y personal de misión aprovechen la oportunidad y promuevan esa interpretación desde el púlpito, así como en grupos de estudios bíblicos y escuelas dominicales para apoyar a sus iglesias miembro a la hora de afrontar las tristes noticias que tanto abundan en la prensa. En el documento de la FLM “¡No será así entre ustedes!” (Marcos 10,43), una reflexión en la fe sobre el género y el poder que trata de la interrelacionalidad de los conceptos de género y poder es otro recurso importante de capacitación para que iglesias miembro y congregaciones participen activamente en procesos de transformación.

Damos gracias por el empeño de la UELCI en lo que respecta a la problemática de la justicia de género, por ejemplo, a través de la oficina de su propia estructura que tiene por objetivo concienciar y capacitar a hombres y mujeres para que vayan más allá de las relaciones que engendran violencia. La UELCI y sus iglesias miembro llevan a cabo muchos programas y proyectos cuyo enfoque incluye una sólida perspectiva de género. Aliento a la UELCI y sus iglesias miembro a ofrecer un profundo compromiso a esos programas y proyectos como uno de sus aportes al debate público que tiene lugar actualmente en la India.

Situaciones tan dolorosas como la que afronta hoy la sociedad india enseñan a las iglesias miembro de la FLM de todo el mundo que la visión de avanzar hacia relaciones justas entre hombres y mujeres también exige un autoexamen profundo y devoto en la iglesia. Al hacerlo, son bendecidas por la idea de que en realidad uno de los mejores aportes a la erradicación de la violencia contra la mujer consisten en asegurarse que las iglesias estén concienciadas, alerta y preparadas respecto a esa violencia oculta o manifiesta. En la FLM llegamos a la conclusión de que lo más indicado es establecer claras políticas de tolerancia cero de la violencia sexual y procedimientos para denunciar los abusos.

Aprovecho la oportunidad que me brinda esta carta abierta para llamar a todas las iglesias miembro de la FLM a superar el horror y la consiguiente parálisis que resulta de la violencia y la crueldad indecibles profundizando en su compromiso con la justicia de género. Hay que romper el silencio en torno a la violencia, hay que concientizar, hay que instruir al liderazgo y hay que formular políticas. El doloroso caso de la joven india nos recuerda que lograr la justicia de género ¡es una cuestión de vida o muerte!

Termino esta carta con mis mejores augurios a la UELCI y sus iglesias miembro en su ministerio y su testimonio. El período litúrgico de la Epifanía nos recuerda todo lo que se nos revela en Jesucristo y afirma a las iglesias del mundo entero en la visión de la vida plena que modela de manera fundamental su proclamación, su servicio pastoral y su testimonio público.

En Jesucristo nuestro Señor y Redentor,
Rev. Martin Junge
Secretario General



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *