Pentecostés

Himno

INVOCACIÓN

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nuestra ayuda es en el nombre del Señor quien hizo los cielos y la tierra.

Hoy celebramos la presencia del Espíritu Santo que Jesucristo mismo nos prometió cuando dijo: “…porque yo voy donde está el Padre, y le pediré‚ que les envíe otro defensor, el Espíritu de la verdad para que esté  siempre con ustedes. Los que son del mundo no lo conocen, pero El está con ustedes y permanecerá siempre en ustedes”.  (Juan 14,12c.16-17)

Oficiante:             ¡Vengan y adoremos al Señor…!

Respuesta:

Opción 1 (liturgia antigua): Gloria sea al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era al principio es ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

Opción 2: (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444

CONFESIÓN

Señor ante ti queremos ser totalmente sinceros, hay mucho de aburrimiento en nuestra esencia de cristianos, mucha dejadez y lo que es peor, mucha falta de coraje. Nos falta empuje y entusiasmo por tu causa. A veces hasta nuestros cultos y reuniones parecen estar determinados más por la obligación que por la adoración. Es por eso que te pedimos que nos envíes ese defensor y Espíritu de Verdad, tu Espíritu Santo. Deja que sus vientos soplen en nuestras vidas para que nuestra fe se fortifique, sea alegre y se vivifique. Señor si todo esto nos falta hoy, es porque nos hemos despreocupado y dejado estar.

O:               ¡Señor, ten piedad…!

R:

   Opción 1 (lit.  antigua):   Dios ten piedad de nosotros. Cristo ten piedad de  nosotros.                             Dios ten piedad de nosotros

 Opción 2 (ver en):         Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444)

ANUNCIO DEL PERDÓN

Dios no nos sostiene inmersos en nuestro pasado. Quien en Él confía puede vivir un nuevo presente, un presente de amor de fe y de esperanza. Así Dios nos da una nueva vida que puede proyectarse hacia el futuro, un futuro íntegro, un futuro con Dios, caminando y acompañando a quienes tenemos cerca y en nuestro caminar.

O:              Gloria a Dios en las alturas...

R:

Opción 1 (lit.  antigua): Y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad. Amén. Amén. Amén.

Opción 2 (ver en):      Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444)

SALUDO

O: El Señor sea con ustedes.

R: Y con tu espíritu

ORACIÓN

Señor tú derramas tu Espíritu Santo a todos los que lo piden. NOSOTROS te lo pedimos. Déjalo descender sobre cada uno para que nos invada y movilice a un gran cambio.

Amén

LECTURAS BÍBLICAS

Salmo 118:24-29

Evangelio Juan 20:19-23

Hechos 2:1-11

R: Opción 1 (lit.  antigua): Aleluya. Aleluya. Aleluya.!

Opción 2 (ver en):           Canto y Fe de América Latina Nro. 441-444)

CREDO

CREDO APOSTÓLICO:

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia cristiana, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.

Himno

SERMÓN

Himno

ORACIÓN DE INTERCESIÓN

¡Señor, Dios de nuestra esperanza! Cuando hablamos de la Iglesia estamos hablando de nosotros. Si pretendemos que la iglesia cambie, debemos cambiar nosotros. Si la pretendemos abierta y llena de vida tenemos que abrirnos nosotros y comenzar a vivir.

Nosotros estamos pobres de esperanza. Vivimos con esperanzas de un solo día: ganar un buen sueldo, no perder el trabajo no llegar tarde al trabajo, no enfermar, tener para llegar a fin de mes…Pensamos mucho en nosotros, en lo cotidiano que por su puesto nos aflige.

Tú en cambio esperas que nosotros tengamos esperanzas por este mundo caótico y descarriado. Esperanzas de que haya paz verdadera, igualdad de oportunidades, estómagos saciados en todo lugar. Esperanza de un testimonio común entre todas las denominaciones y grupos que te reconocen como Dios único y verdadero. Esperas de nosotros respeto y compromiso para con los excluidos de la sociedad por su situación laboral, por su discapacidad, por su género o su Opción del mismo, excluidos todos por nosotros, dejados de lado, olvidados, segregados, estigmatizados. Tu no los has dejado de lado, ayúdanos al  reencuentro.

Que ésta, tu Iglesia es pequeña no debe ser necesariamente una desgracia. No has prometido tu reino a la gran masa sino a aquellos que cumplen tu voluntad. Nosotros Señor estamos tratando de encontrar el camino para ser parte de tu rebaño. Es por ello que te pedimos que no nos dejes perder la fuerza y la fe para seguir caminando y buscando tus huellas en este mundo tan convulsionado y lleno de falsos profetas. Confiamos plenamente que tu Espíritu nos guía, sea que transitemos a la luz del día o por el valle de tinieblas.

Estamos convencidos que a nosotros el Espíritu puede cambiarnos plenamente, de que relaciones que estaban totalmente enfriadas pueden volver a reavivarse y de que podemos transformar nuestras actitudes de tal manera que podamos volver a hablar donde campea  el silencio, escuchar donde no queríamos hacerlo, convivir donde ya no nos interesaba hacerlo y prestarnos atención mutua.

Permite que nuestro culto no finalice con el último Amén o con hermosos acordes musicales. Tampoco con la despedida en la puerta del templo, sino que continúe fuera, todos los días de la semana. Quisiéramos ser mensajeros de tu paz.

Espíritu Santo, ven. Amén.

PADRENUESTRO

Padrenuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

BENDICIÓN

Amén, amén, amén

Himno