Sábado 10 de julio

No tengas miedo, sigue anunciando el mensaje y no calles. Porque yo estoy contigo y nadie te puede tocar para hacerte daño.

Hechos 18,9-10

Nos encontramos unos 30 años después de la muerte de Jesús en la cruz en el gran imperio romano. La fe cristiana, contra toda especulación, se extendía cada vez más. Alguien que tuvo mucho que ver con este movimiento fue Pablo. En un primer momento había perseguido con mucho celo a los cristianos, hasta que llega a la determinación de poner su vida al servicio de Jesucristo. Y así viaja por todo el imperio, enseña y predica. Y surgen muchas comunidades cristianas. No en todas partes Pablo es bien visto. Los poderosos y temerosos quieren hacerle la vida imposible. Pero una y otra vez siente que Dios lo necesita y que le da ánimo para continuar con su misión. Una noche escucha la voz de Dios: “No tengas miedo, sigue anunciando el mensaje y no calles.”

¿Cómo reaccionó Pablo? “Se quedó establecido en Corinto un año y seis meses, enseñando entre ellos la palabra de Dios.” (v. 11) Y generó un vínculo muy fuerte con esa comunidad.

¿Cuáles son los miedos que nacen en nosotros cuando escuchamos y vemos la realidad de nuestro mundo con las epidemias, catástrofes, violencia y hambre? ¿Tendremos las fuerzas para sobrellevar esto? Es ahí donde nos hace muy bien escuchar estas palabras: “No calles, porque yo estaré contigo y nadie te puede tocar para hacerte daño”. ¡Cuántas veces es difícil abrir la boca y decir la verdad o lo que incomoda a los demás! Pero no es momento de quebrantarnos ni de esconder la cabeza en la arena. Hay aquí una exhortación y una promesa: “Porque yo estoy contigo”. Con esto Dios nos dice: “Si el camino se te hace muy pesado, yo mismo te cargaré un trayecto. Y te rodearé de personas que te harán sentir que no estás solo…”

Confiar en Dios entonces, es tener suficiente luz como para soportar las oscuridades. Es saber creer en la oscuridad lo que hemos visto en momentos de luz. Y sentir que Él nunca nos abandona.

Mario Bernhardt

Hechos 18,1-22

Un comentario en «Sábado 10 de julio»

Responder a Angélica Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *