Sábado 15 de mayo

Habla en lugar de los que no pueden hablar; ¡defiende a todos los desvalidos!

Habla en su lugar, y hazles justicia; ¡defiende a los pobres y menesterosos!

Proverbios 31,8-9 (RVC)

La sabiduría de los proverbios de Salomón, nos ayuda a nosotros los creyentes a no perder de vista dos aspectos muy importantes que deben estar presentes en nuestra vida: defender a los pobres y menesterosos y hacerles justicia.

La palabra Justicia es una palabra con mayúscula. No sé si nosotros, los seres humanos, somos capaces de ejercer semejante virtud, es sólo Dios quien puede hacer verdadera justicia. De todos modos somos exhortados también nosotros los creyentes a practicar la justicia. Pero esa justicia no debe ser una justicia humana, sino una justicia que emane del Evangelio de Cristo.

En estos días en que estoy escribiendo esta lectura, el mundo se encuentra en el medio de la pandemia del coronavirus. ¡Cuánto me gustaría saber cómo estarán las cosas en el futuro en el momento que estés leyendo esta lectura! ¡Confío en que todo ya habrá quedado atrás! En un reportaje, vi que una agencia cristiana de ayuda, asistía a enfermos de coronavirus en el norte de Italia. Los médicos y enfermeros no sólo asistían al infectado sino que todos juntos iban cama por cama orando por su salud. Me impactó esa imagen que, por supuesto, permitió que el hombre se recuperara.

Somos exhortados a buscar la justicia de Dios, a asistir concretamente a los pobres y menesterosos, pero mostrándoles expresamente que lo hacemos en el nombre de Cristo e intercediendo ante Él por ellos. De eso se trata la ‘caridad cristiana’.

Enzo Pellini

Proverbios 31,1-9

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *