Sábado 22 de diciembre

 

Entonces los ciegos verán y los sordos oirán; los lisiados saltarán como venados y los mudos gritarán. El desierto será un lago, la tierra seca se llenará de manantiales. Donde ahora viven los chacales, crecerán cañas y juncos.

Isaías 35,5-7

DESCARGAR EL AUDIO

Imaginar, cerrar los ojos y poder imaginar un mundo diferente, un mundo donde todo es al revés de lo que es hoy. Así el profeta Isaías nos invita a imaginarnos un futuro, un tiempo donde el reino de Dios se haga presente en todo su esplendor. Cambios radicales, cambios de raíz, cambios imposibles para el ser humanos pero posibles para Dios. Cambios inimaginables pero reales bajo la palabra de Dios.

¿Qué cambios necesitaríamos hoy? ¿Qué palabras proféticas usaría Isaías en este 2018?  ¿Qué cosas son inimaginables o inalcanzables para nosotros hoy? 

Entonces los gobernantes serán justos y cuidarán de su pueblo.

La educación y la salud serán prioridades de los gobiernos.

Las personas ya no discriminarán al que es diferente.

Habrá amor entre todas las personas.

No habrá guerras inventadas por intereses económicos.

Las familias se volverán a sentar para conversar durante horas.

La naturaleza tendrá libertad de expresarse sin ser mutilada.

Los niños podrán caminar solos por las calles sin temor.

Las rejas de las casas se oxidarán y caerán y no será necesario reponerlas.

Los trabajadores tendrán salarios dignos y podrán vivir con alegría.

Los jóvenes no tendrán miedo de su futuro.

Los ancianos sonreirán junto a sus familias que les cuidarán con amor.

Si quieres puedes agregar más cosas a esta lista. ¿Qué agregarías?

En oración pidamos a Dios que nos ayude a ver con esperanza profética el futuro y que el Espíritu de Dios nos alimente para ir haciendo realidad lo que está a nuestro alcance. Amén

Armando Weiss y Mariela Bohl

Isaías 35,1-10