Taller de fertilizantes caseros para apostar a la salud, el cuidado y la producción

 

Durante la preparación de los productos caseros, utilizando desperdicios y elementos de la casa. Foto: Michael Nachtrab

SAN VICENTE / Argentina | IERPcomunica – Unas veinte personas de diferentes espacios sociales y de la Congregación Alicia de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) participaron este jueves 16 de mayo de un taller sobre sobre fertilizantes y repelentes caseros. El encuentro estuvo enfocado en el uso de los residuos domésticos y de la chacra para preparar fertilizantes y repelentes de plagas y enfermedades. De ese modo, una de las regiones cuya actividad principal tiene base en la agricultura, se suma a una alternativa viable en los tiempos de crisis que corren, pero también a lo largo del tiempo.

La actividad contó con la presencia y exposición de Alejandro Bormann, Director de Asistencia técnica y tecnología de la Secretaría de Agricultura Familiar de la Provincia de Misiones y forma parte del trabajo que viene realizando la Pastoral de Promoción del cuidado de la Creación (PPCC) de la IERP y de la Fundación Hora de Obrar. Asistieron maestros, profesores, alumnos, estudiantes de agronomía y campesinos de la región. Los organizadores evaluaron el encuentro con muy buenos ojos, justamente debido al amplio y diverso público y participantes.

“Fue muy interesante el taller, porque dio a conocer alternativas viables a los fertilizantes convencionales y químicos”, evaluó el vicario de la IERP Michael Nachtrab, que añadió “eso es lo que va a ayudar a hacer el nexo entre los que tienen una necesidad de más información y capacitación, con las personas que pueden entregar esa información y capacitación”. Sobre el rol de la iglesia en el proceso dijo “podemos brindar espacio y tiempo para que la gente se encuentre y pueda aprender cosas nuevas, fáciles de elaborar, económicas y con menos peligro para la salud humana”, finalizó.

En la evaluación los y las participantes se mostraron satisfechos y satisfechas, e incluso conversaron sobre la posibilidad de continuar con otros temas en la misma línea de trabajo. Durante el encuentro se enfatizó sobre la necesidad de cuidar la tierra donde se cultiva y que esto es también cuidar la salud y acompañar al bienestar general. Desde la organización aseguraron que teniendo en cuenta el contexto social y económico agudo que atraviesa la Argentina, la agricultura familiar se muestra como una alternativa más que necesaria para subsistir, no solo para producir los propios alimentos, sino también para comercializarlos, fertilizando y generando los propios repelentes orgánicos  y fertilizantes a muy bajo costo.