Viernes 3 de agosto

 

 

Descargar el audio

Jesús les dijo a los judíos que habían creído en él: -si ustedes se mantienen fieles a mi palabra, serán de veras mis discípulos; conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.

Juan 8,31-32

En el contexto en que Jesús hizo esta afirmación, los judíos creían que el estudio de la ley de Moisés hacía al hombre. Por esa razón, los gobernantes judíos miraban con desprecio al pueblo, al que consideraban ignorante.

Pero el sólo conocimiento de la ley no trae la libertad al hombre. Debe reflejarse en nuestros actos. Jesús enseñó a sus discípulos con la palabra y el ejemplo, a obedecer la voluntad divina. Conocer la verdad es conocer a Jesucristo en persona, ser como él. Debemos crecer en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor para ser totalmente libres.

Libre yo de culpa y cargo por tu gracia,

tomé la carga que me ofreces tú,

la del dolor por los que al mal abrazan

y que podrán ser liberados por Jesús.

Mostrar a los transgresores tu camino

y anunciar a los culpables tu perdón.

Ser humilde anunciador del bien divino

y que la gloria sea sólo para ti, Señor.

(Domingo Ferrari)

Gladis Susana Gomer

Juan 8, 20-26