4° domingo después de Pentecostés, 11° en el año
(3° domingo después de Trinidad)
Jesús dijo también: “Con el reino de Dios sucede como con el hombre que siembra semilla en la tierra: que lo mismo da que esté dormido o despierto, que sea de noche o de día, la semilla nace y crece, sin que él sepa cómo”.
Marcos 4,26-27

En las palabras de Jesús, encontramos una lección profunda en la parábola del crecimiento de la semilla. Esta narración nos revela un principio fundamental en la vida espiritual: siembra la semilla y confía en la naturaleza divina del proceso.
Así como aquel que siembra debe preparar la tierra y depositar la semilla, nosotros como mensajeros de la Palabra del Señor tenemos nuestra parte en la misión. Llevamos la luz a los que la necesitan, brindamos consuelo a los quebrantados, pero aquí reside la belleza: el crecimiento, la transformación, los frutos, son encomendados al Espíritu Santo. Él, en su misteriosa obra, trabaja en los corazones y las mentes, haciendo florecer la semilla divina.
En nuestra labor, es fácil desanimarse ante la falta de resultados inmediatos, pero este pasaje nos insta a confiar en los tiempos de Dios, que son distintos a los nuestros. Debemos liberarnos de la impaciencia y entregar a Dios nuestras acciones en su nombre.
Que encontremos sabiduría y fortaleza en nuestras travesías espirituales, sembrando la Palabra de Dios en diversos terrenos. Sigamos adelante con esperanza, sabiendo que el Señor y el Espíritu Santo obrarán milagros en los corazones que toquemos. Amén.

Dario Dorsch

Compartir!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print